19 mar. 2013

OPINIÓN. Caminar, Construir y Confesar: hoja de ruta del Papa Francisco


P. Mario Ortega. La primera homilía del Papa Francisco, sencilla, yendo a lo esencial.

Se nos presentó aquél 19 de abril de 2005 en lapude escuchar desde la misma Plaza de San Pedro las primeras palabras del Papa Francisco al mundo. Hoy he escuchado su homilía desde los estudios en Roma de la World Family de Radio María.

Es fácil caer en la tentación de quedarnos en las diferencias de estilo con sus predecesores y eso hacernos perder de vista lo principal. Tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI han sido, indudablemente, con sus diferentes estilos, los papas que necesitaba cada momento histórico en que les ha tocado guiar la Barca de Pedro, la Iglesia.

Ahora es el turno de Francisco y la homilía que ha dirigido a los cardenales en la misma capilla en que horas antes fue elegido Romano Pontífice, ha girado en torno a tres palabras clave, que él mismo ha remarcado mucho: caminar, edificar y confesar.

Las tres unidas, forman la vida cristiana, que es un caminar en la presencia del Señor (primacía de la gracia, de la vida interior, de la oración, a la luz de la fe), es también un edificar o construir (obras de caridad, vida realmente eclesial y no de "llanero solitario", espíritu de fraternidad...). Y todo ello en el confesar a Jesucristo, siendo sus testigos, cargando con su cruz, hasta el final, hasta las últimas consecuencias, para que la confesión de fe sea auténtica.

Si no servimos a Dios, servimos al demonio, al espíritu de este mundo, ha detallado el Papa Francisco. Blanco sobre negro. Muy claro. Ojalá todos los católicos sepamos superar las visiones más superficiales y la mera comparación de estilos diversos, para centrarnos en esas tres "ces" que el Papa nos ha recordado: Caminar, construir y confesar.

P. Mario Ortega

          __________

3 comentarios:

  1. asi sea! en oracion fraterna! Mercedes.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo20/3/13 7:46

    muy claro padre Mario!!!! gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. claro como siempre padre mario gracias!

    ResponderEliminar